2020 Nuevos propósitos: experiencias personales

Hola de nuevo! retomo este blog con el mismo entusiasmo con el que lo inicié. Bien es cierto, que he estado un tiempo sin darle todo el cariño que merece pero a veces así son las circunstancias y aceptarlas es la única opción posible.

El título de esta nueva entrada viene a resumir el motivo de mi “ausencia” a lo largo de estos meses pasados. Y a su vez, enriquece porque contaré mi experiencia personal con mi segundo hijo llegado al mundo el pasado diciembre.

Como homenaje a este nacimiento, dedicaré esta entrada a la relación entre el bebé en los primeros meses de vida, los padres y la Reflexología. Un trío de lo más interesante, bonito y perfecto.

El sentido del tacto en el bebé

El tacto es uno de los sentidos claves para el bebé fundamentalmente en las primeras semanas de su vida ya que genera un vínculo entre él y la madre. Esto es lo que conocemos como apego.

El sentido del tacto le ayuda a comunicar sus necesidades, a interactuar con otras personas y a explorar el entorno que le rodea.

El sentido del tacto del recién nacido empieza a desarrollarse durante el embarazo y continúa evolucionando durante su primer año de vida fundamentalmente y aún después.

La piel como órgano más importante

La piel del bebé al nacer es extremadamente sensible y delicada. Algunas partes de su cuerpo son particularmente sensibles al tacto, como su boca, manos, abdomen y la planta de los pies.

El contacto piel con piel es fundamental para sentirse unido a la madre o padre y comunicarse con ellos. El bebé se sentirá reconfortado con las caricias y es capaz de responder al reflejo de agarre, sujetando con fuerza el dudo cuando se lo ponen en su manita. A medida que vaya cumpliendo meses la piel y a través del sentido del tacto a relacionarse cada vez más con el entorno y las cosas que le rodean.

Los beneficios que se obtienen de un contacto adecuado con el bebé son:

  • mayor autoestima y seguridad ante lo externo
  • fortalecimiento de:
    • sistema nervioso central
    • sistema inmunológico
    • sistema digestivo
    • sistema circulatorio
    • sistema muscular

El apego

Se define como el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad.

Los niños que crean un apego saludable y seguro, ven en sus padres una fuente de consuelo y una plataforma sólida desde la que pueden explora el mundo y jugar.

Al revisar la calidad del apego entre madre e hijo, los investigadores han encontrado que el apego seguro mantiene al bebé en equilibrio emocional.

La Reflexología va a tener un doble protagonismo en este terreno. Por un lado, ayuda a la madre o al padre a conectar con su bebé con sus manos aportando ese contacto que tanto necesita el recién nacido. Y por otro hará un trabajo orgánico, despertando ese médico interno que tenemos todos y que ayudará al bebé a conectar con su poder de autocuración desde los primeros días de vida.

Mi experiencia personal

Mi hijo ha nacido en la semana 36, lo que supone que a nivel madurativo los sistemas no están completos, sobre todo a nivel digestivo. A partir del primer mes empezó a estar incómodo, inquieto, y con los movimientos típicos de un dolor de estómago después de cada toma. Llantos que simulan dolor y una impotencia por mi lado por no saber cómo quitarle el dolor o al menos aliviarle. Desde el primer momento le cogí los pies, tantas veces como era necesario y trabajando su aparato digestivo, sus intestinos y su colón visualizando el arrastre de esos gases o desechos que tanto necesitaba expulsar para sentirse mejor. Solo con el “masaje” ya se tranquilizaba, te miraba como dándote las gracias por entenderle. Haciendo los movimientos pertinentes de Reflexología los gases salen y su alivio es instantáneo. 

Siempre tengo muy presente que no hay un exceso de Reflexología, que el cuerpo es sabio y recoge y procesa lo que realmente necesita, por ello no dejo de hacérsela siempre que le veo incómodo. Al ser un bebé de 2 meses y medio actualmente, no se deja hacer un tratamiento largo, es por esto que se le puede hacer varias veces al día. Después del baño, con suaves movimientos le trabajo el sistema nervioso para prepararle hacia la hora del descanso y lo recibe del mismo modo, relajado y calmado.

Aprovecho para informar, que próximamente impartiré charlas completamente gratuitas para padres que deseen ayudar a sus hijos desde los primeros días de vida, creando ese apego y conexión con sus hijos a la vez que saber algunos movimientos y trucos para aliviar los cólicos, gases, nerviosismo, los dichosos mocos y las patologías más comunes en nuestros hijos y en nuestro día a día. Si deseas más información, en el apartado de “contacto” puedes dejar tu email y te informaré del lugar, día y hora de esta información tan valiosa hoy en día para los que somos padres.

Mis primeros pasos

En mi caso los comienzos han sido con pies de amigos y familiares.

Mi amiga María, embarazada del tercer trimestre notó, en la primera sesión, una mejora increíble en el aparato digestivo dado que el avance del embarazo y la ingesta de hierro hacían que estuviera incómoda. Además, el estado de relajación y la mejora en el descanso fue notable. En embarazos avanzados trabajar el sistema linfático les ayuda a descargar la congestión de piernas y a una mejor circulación.

Inés, con 4 añitos, llevaba tiempo con dolor abdominal y trastornos digestivos. La vieron una bacteria que fue tratada con antibiótico y erradicada, pero los dolores no cesaban. Trabajamos juntas y hasta el día de hoy, está estupenda y aparentemente no ha vuelto a quejarse del dolor abdominal.

Mi trabajo final para el curso de Reflexología Podal para profesionales lo he hecho con María. Amiga y compañera de “parque con nuestros niños”, un completo vaya… Ella me daba la oportunidad de trabajar con el sistema reproductor por sus complicaciones para quedarse embarazada con facilidad. Digo que me daba la oportunidad porque en los otros casos no lo había trabajado en profundidad con lo que en esta ocasión podría ver los resultados de este sistema. En nuestra primera sesión, su estado de relajación fue asombroso, descansó toda la noche y el despertar fue relajado. Además, su tensión recurrente en la mandíbula también lo apuntó como algo a resaltar tras nuestro primer encuentro. Y por supuesto el plato estrella como yo digo: el sistema digestivo.

En las siguientes sesiones que tuvimos, los resultados eran muy similares, destacando ese estado de tranquilidad y relajación.

En el caso de las “dos” Marías, les complemento reflexología con técnica metamórfica, muy adecuada en ambos casos.

Con mi madre he trabajado dolores de rodilla que son más acusados con los cambios de tiempo, ella ha recibido de manos de varios profesionales reflexología pero le pedí que me dejara trabajar con ella y sinceramente, no sé si es porque mi madre me ve con otros ojos, pero ella reconoce que no se ha vuelto a quejar de la rodilla y que doblarla y la seguridad que ha recuperado es digna de mención.

Esto es un principio de muchos o eso espero porque de verdad que mi entrega es sincera y de corazón. Me encanta dar lo que sé y me encanta que la gente se sienta bien con lo que hago.